lunes, 18 de julio de 2016

Nuestro viaje a Menorca (junio 2016)




Menorca es un paraíso, un paraíso de mar y acantilados, de tranquilidad, de aguas turquesas de riquísimas calderetas de langosta...

Estuvimos toda la familia la última semana del pasado Junio y nos encantó, muchas me habéis pedido que os aconseje lugares pero la verdad es que solo estuve 5 días y nos dio tiempo a hacer mucho menos de lo que quísimos, así que aquí os cuento algunas cosas que yo tendría en cuenta si volviera. 

Playa de Son Bou
Hay playas grandes y accesibles para ir con niños, son playas muy bonitas como Son Bou donde la arena es fina y la playa es larga y grande, ahí es fácil el acceso desde el coche y hay chiringuitos para comer, sin embargo de Menorca su gran belleza reside en esas calas escondidas, de difícil acceso. Si no eres de los que le gusta complicarse no te gustará porque el coche se suele dejar lejos y si vas con peques hay que cargar con sombrilla y muchas veces comida (si quieres comer allí,) no suele haber bares en la playa, en mi opinión el paseo es muy agradable y después vale la pena ya que te encuentras con maravillosas calas. Un poco pesado con los bártulos de 3 niños pero así también aprendemos a llevar solo lo imprescindible.
Hay dos cosas ha tener en cuenta:
  1. Normalmente las calas más famosas (Turqueta, Macarella...) tienen un parking para acceder a la playa, pero se llenan en seguida, sino se madruga mucho y se llega temprano solo se puede acceder desde otras playas y la caminata es mayor.  
  2. Son playas turísticas, en temporada alta están a tope, por tanto si se busca un sitio apartado donde estar solos, este tipo de calas no es la opción. 

Aún así yo creo que vale la pena madrugar, coger un buen sitio y disfrutar algún día de estas maravillosas calas. 
Unas playas que descubrimos el último día y que no pudimos visitar y tenían bastante buena pinta son las Playas de Fornells.
Una cala que nos encanto fue La Vall (mucho menos masificada) y se que por el norte hay calas menos conocidas pero muy bonitas también. 
Cala La Vall
Cala Macarella



cala Macarella
Cala La Vall
Cala Turqueta

Respecto a las ciudades Ciudadella nos encantó, nos pareció un sitio precioso para pasar la tarde, perderse por sus calles, su puerto, estábamos alojados muy cerca y pudimos visitarlo en varias ocasiones, ver atardecer desde la parte alta de sus  murallas es una maravilla. 
Para comer o cenar nos gusto mucho el Café Balear, el menú está muy bien pero si quieres cenar fuera vete prontito porque no reserva y hay que esperar cola. Ahí probamos la famosa Caldereta de langosta y no defraudó. 





Un pueblo que nos enamoró fue Fornells, un típico pueblo blanco pescador, con puerto por el cual pasear tranquilamente cerca del mar, comer en sus restaurantes del puerto o descubrir los que guarda el pueblo. A nosotros nos aconsejaron comer el en restaurante La Llangosta pero el día que fuimos estaba cerrad, elegimos uno al azar en el puerto y la verdad que comimos muy bien.

Cerca de allí en las playas han abierto un precioso bar en un acantilado llamado Isabela, es un sitio precioso para ver atardecer, pero poco aconsejable si vas con niños, ya que buscan un ambiente chic y no les gusta que los niños jueguen por allí.




Para alojarse en Menorca el apartamento puede ser una buena opción, a mi no me gusta mucho las vacaciones de apartamento, porque para las mamás son menos vacaciones pero la verdad que con tres niños no es una isla de grandes hoteles (cosa que me parece muy bien) y encontrar una habitación para 5 y a un precio asequible es difícil.
Además el hecho de ir muchas veces a la playa con la comida hecha, ya que como os comentaba antes no siempre hay chiringuitos o restaurantes cercas, hace que el apartamento sea una buena opción ya que puedes cocinar tu propia comida.
Nosotros nos alejamos en Cala Blanca y nos encantó la cala y la zona, creo que si volviéramos a Menorca volveríamos a coger un apartamento.

Cala Blanca al atardecer



Para terminar solo deciros que aunque en un primer momento puede parecer que Menorca no es el mejor sitio para ir con niños, los límites nos los ponemos nosotros, los niños se terminan adaptando a todo. Sin duda no es un turismo de bajar de la habitación a la playa y de ahí a tomar mojitos a al piscina, se puede hacer si se quiere pero se perdería la esencia de la isla. Es una isla para coger el coche y recorrerla de cabo a rabo, meterse en todas las calas, y caminar hasta descubrir calas paradisíacas. Y con niños es posible, solo hay que conciencias, cogerse la mochila, armarse de paciencia e ir a su ritmo, al final ellos siempre sorprenden y aguantan más que nosotros!!
Eso si reservar unos días de descanso después porque volverás más cansado de lo que llegaste... pero sarna con gusto no pica no? ,-)

Os dejo con el video que acabo de colgar en youtube de este magnifico viaje:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes para mi.
Ayudame a mejorar